Nuestras Propuestas: 12 Rreformas Más 1

LOGO-UNIR

 

Sólo las enunciamos, pues cada una exige un desarrollo de los puntos de partida y propuestas concretas. Simplemente, se trata de abrir un DEBATE, preludio para que las REFORMAS INGRESEN A LA AGENDA (hoy los primeros actores siguen enfrascándose en un electoralismo ascendentemente vacuo, anclados en ideas viejísimas).

 

REFORMAS QUE RECLAMA EL PAÍS

 

IDENTIDAD: Necesitamos una cultura que nos consolide la identidad argentina y sudamericana. Si no refirmamos nuestra personalidad colectiva no hay perspectiva alguna de poder ponerle rumbo a nuestro país. La identidad es un pasaporte para estar cómodos en el mundo. Es todo lo contrario de lo que algunos suponen o aseveran. Ser más fieles a y con nosotros mismos nos ubica más plenamente como parte del planeta y nos asigna un rol relevante.

EDUCATIVA: Se requiere comenzar por ENSEÑAR A ENSEÑAR y enseguida modelar argentinos con valores y, además, conocimientos; éstos sin aquéllos obran cual satélites sin órbita; la materia identidad cultural estará a la par de matemáticas y lengua porque es sabido que somos escuálidos en este aspecto; el folclore, por caso, deberá cobrar una relevancia mayúscula y asimismo se estimulará una actualización de las tradiciones, incluyendo la música del terruño (país diverso y federal, país más grande y con mayor proyección), para que tributen a la satisfacción de ser y pertenecer, una de las precondiciones para buscar el progreso con confianza; habrá que profundizar con la cultura del trabajo y el esfuerzo, la importancia del orden y la disciplina social, la valoración del patrimonio y espacio público, deberá adentrarse en cada argentino que la riqueza es hija del trabajo. La escuela debe retornar a su posición central en la sociedad. Hoy pierde atracción porque no compite con el conocimiento que se acumula en Internet. Por eso el maestro debe erigirse en paradigma social, mucho más que mero transmisor de conocimientos. Para remodelarnos socialmente el eje se halla en los valores. Ahí se encuentra la clave. Por otra parte, el sistema de evaluación edicativa es vital para buscar y conseguir metas de calidad en la enseñanza. Uno de los primordiales derechos humanos es poder acceder a la educación de calidad. Un objetivo es que la escuela vaya dejando de ser comedor para retomar el rumbo de gran formadora.

ESTATAL:  Este Estado es mastodónico, pero descerebrado;  Hay que racionalizarlo, refuncionalizarlo, descentralizarlo, introducir la estricta carrera administrativa (se ingresará al Estado sobre la base de la idoneidad probada en concursos ), capacitar a los burócratas, otorgarle institucionalidad – debe sobreponerse y distinguirse del gobierno de turno- y mucho más; La reforma del Estado incluye hacerle un ‘by pass gástrico’ para que deje la enorme adiposidad – grasa – que acumula para constituirse en un ágil instrumento de los fines y objetivos del país.

DESBUROCRATIZACION: Todo lo que se haga para desburocratizar la vida estatal y social será poco; esta estrategia se vincula con la calidad de vida de la gente, con la economía de costos y tiempo y con la asignación racional de los recursos. Por ende, se relaciona con el sobregasto estatal parasitario (una de las causas de la inflación).

POLITICA: Por empezar, voto electrónico, sin miedo; esta modalidad rompe con la ‘sábana’, tanto horizontal como vertical; Justicia Electoral independiente tanto del Ejecutivo como de cualquier fuero actual; fideicomiso ciego de los bienes de los representantes políticos mientras dure su mandato; juicio de responsabilidad política (ex juicio de residencia); y mucho más.

SALUD: política de prevención con trabajo en calle; antecedentes de cada habitante en red para evitar duplicar estudios y demoras; salas de primaria atención en todo el territorio, de modo de que al hospital lleguen sólo enfermos; las salas prioritariamente PREVENDRAN la enfermedad; las salas atenderán a los sanos más que a los enfermos; coordinación entre salud pública, obras sociales y prepagas terminando con la ‘ensalada’ de entidades que hacen lo mismo y triplican los costos.

JUDICIAL:  carrera judicial tanto para la magistratura como para la parte administrativa; despapelización – se debe acabar con el ‘heraldo’ – hoy oficial de justicia – que físicamente llega hasta el domicilio del destinatario de una notificación – ¡vaya anacronismo!; todo se hará por internet, menos una audiencia inicial para buscar la conciliación; la mediación prejudicial debe adquirir la mayor relevancia; la justicia vecinal de menor cuantía deberá absorber miles de causas y resolverlas.

CULTURAL:  Se deben fomentar con ahínco y profesionalismo todas las manifestaciones culturales y artísticas vernáculas, tradicionales y actuales, en todos sus planos y aspectos, desde el folclore hasta el arte no figurativo, incluyendo la arquitectura, que debe tener un toque propio para distinguirnos; es la identidad la que nos da pasaporte al mundo ( como enfatizamos en el punto 1 ) y no a la inversa; debemos afirmar la cultura de los premios y castigos, estimulando al mérito; hay que sustituir la cultura de la improvisación por la de la organización; todos deberemos ser soldados del respeto; el respeto es la llave maestra de todo, incluyendo la economía de la prosperidad, sustentada por la libertad; deberemos aprender confianza; o volvemos a confiar, desde en el futuro de nuestro país hasta en el vecino que está a nuestro lado y en nosotros mismos – porque en rigor el grado de desconfianza es tan invasivo y extendido que ya no tenemos fe ni en nosotros, ni en uno mismo -, o la construcción colectiva se torna harto inasequible; la cultura del conflicto debe devenir en la de la concertación; mediar es mejor que litigar;  nos empeñaremos en lograr la cultura de la responsabilidad – no siempre la ‘culpa’ es del otro-; y cultura de la ley, de cumplir la ley; un capítulo corresponde a la cultura largoplacista: debe terminarse con los parches; necesitamos pensar y obrar a largo plazo; la cultura de la dádiva será desterrada mediante un colosal esfuerzo colectivo para que cada día existan más trabajadores y menos asistidos, muchas veces no por estricta necesidad, sino por el mal hábito de un sistema clientelar que deja intacta a la pobreza y hace un negocio político espurio y miserable con ella; la  cultura del esfuerzo y del trabajo son esenciales.

URBANISMO Y DEMOGRAFIA: Estrategia para reequilibrar la demografía argentina; política de promoción de la radicación en el interior y de arraigo de quienes hoy viven allí; los planes de vivienda y trabajo joven tendrán directa relación con el reequilibrio demográfico pues se inducirá a la radicación en el interior.

ORGANIZACIÓN ECONOMICO-SOCIAL:  Todo plan de ayuda – salvo los de vejez o invalidez – se vinculará con el trabajo; te ayudo, trabajas será la consigna; los planes serán universales – para todos aquellos que tengan la condición requerida -, terminándose con el uso discrecional y político-clientelar de ellos; Reculturalizar el apego al capitalismo de riesgo, con libre competencia, respeto al consumidor, estricta vigencia de las normas antimonopolio y apuesta a la inversión; formar emprendedores; entender que el mercado es uno solo, interno y de exportación; inhumar falsos dilemas como ‘mesa de los argentinos’ o exportaciones; desmistificar el anticapitalismo, reservando todas las impugnaciones contra los capitales corruptos o francamente especulativos o expoliadores; se creará un Fondo de Ahorro al que fluirán todas los ahorros de gastos superfluos y los excedentes de ANSES ( sin afectar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad ), PAMI, etc.; se usarán sólo sus rentas, tanto para financiar al Tesoro como para obras de envergadura; la Argentina productiva debe ser mucho más que un buen discurso; la estrategia de crear UN MILLON de nuevas Pymes en cinco años es fundamental para movilizar el trabajo y la economía; la seguridad jurídica y la previsibilidad no son pontificaciones académicas, sino instrumentos esenciales para alentar las inversiones y éstas son herramientas insustituibles para ensanchar el mercado laboral y la actividad económica; el consumo es motor de la actividad, pero para que no sea inflacionario es menester que a más consumo más inversión; la estrategia antiinflacionaria es superlativamente progresista porque la inflación castiga durísimo a quienes menos tienen; deberán establecerse metas plurianuales en el combate antiinflacionario en el marco de la concertación de los sectores del trabajo y de las empresas; hay que reducir gradualmente el IVA y el tributo al cheque, impuestos distorsivos por excelencia, sobre todo para los productos de consumo masivo y para las pequeñas transacciones de comerciantes y monotributistas y sustituirlos por el gravamen a las altas rentas financieras; habrá que establecer un tributo a las rentas extraordinarias, pero se hará con extremo cuidado porque en economía se pueden hacer muchas cosas menos evitar sus consecuencias, muchas veces desastrosas; tendremos que trabajar con denuedo para disponer en poco tiempo de un transporte público multimodal eficiente, indispensable si pretendemos ensanchar nuestra economía al doble en diez años; en materia energética, necesitamos ir a buscar los hidrocarburos al océano y entre las rocas (no convencional) y requerimos usar crecientemente energías alternativas; si tenemos la “capital del Viento” – en Comodoro – ¿qué esperamos para ser campeones en energía eólica; debemos intensificar el estudio de fuentes nuevas y seguir avanzando en energía nuclear; se debe impulsar un plan de obras públicas que simultáneamente genere trabajo y modernice la infraestructura, especialmente de transporte; en economía es fundamental mejorar la productividad y la competitividad – ambos conceptos, lejos de amilanarnos o causarnos recelos ideologistas, nos desafían para lograrlos; igualmente, el gasto público despilfarrado es un cáncer que debemos extirpar; gastar en inversiones de obras públicas que desarrollan la economía y malgastar son antitéticos; el 80% de los recursos nacionales se coparticipará automáticamente a las provincias sin que interfiera lo político; los ‘gobernadores peregrinando’ a Buenos Aires implorando fondos será una etapa argentina olvidable; la discriminación a provincias y municipios por motivos de camiseta política será erradicada con esta automaticidad.

La economía de prosperidad se basa en las corrientes inversoras. Estimularlas es tarea primordial del Estado. La base es que pensemos y obremos a largo plazo.

ANTIDROGADICCION: Combatir las adicciones en serio y con honestidad y convicción, por ejemplo fomentando el deporte en todo el ámbito de la Nación, extendiendo el voluntariado juvenil; abriendo las escuelas para que sean el lugar de encuentro postescolar, inclusive los fines de semana; saliendo a la calle, barriada por barriada, detectando riesgos y previniendo dramas. Y, por supuesto, rompiendo – con el fin de la impunidad – los vínculos corruptos con sectores políticos, judiciales y policiales.

SEGURIDAD: Plan integral, no espasmódico; no son una o dos medidas aisladas; son todas las medidas; No es mistificando que el origen es la pobreza ni minimizándola; el primer paso para devolvernos seguridad es que los de arriba den el ejemplo moral y no estén complicados con el delito ( los delincuentes de ‘guante blanco’ estragan a la sociedad dos veces: saqueando recursos y desparramando mal ejemplo; la corrupción de ‘guante blanco’ induce y espolea al delito de mano armada y a todos los demás); la seguridad llegará de la mano de la moral pública; no hay muchas vueltas que darle a un asunto de extrema complejidad, pero que tiene esa gran raíz, combinada con el sistema de impunidad; Los menores serán punibles desde los 13 años de edad- porque tienen responsabilidad penal -, aunque con tratamiento distinto a los mayores de 18; la capacitación del personal policial y carcelario será altísima prioridad; una autoría independiente controlará la conducta y aptitud de la Policía y del Servicio Penitenciario; el Patronato de Liberados debe ser un organismo que se caracterice por la excelencia en su funcionamiento.

POLITICA EXTERIOR: Hay una décimo tercera política, la INTERNACIONAL.  La Unión Sudamericana, las reformas de la ONU, que es lo mismo que decir del orden mundial, – potenciando nuestra participación en el Grupo de los 30 que coinciden en este aspecto -, la consolidación de nuestro papel en el G-20, las relaciones prioritarias y cuasi vecinales- conceptualmente para nosotros – con el África –, continente en el cual  en lugar de cerrar embajadas, hay que desplegarlas, eso sí, para trabajar y mucho en extender nuestro comercio, incluyendo la tecnología intermedia que poseemos en agro, caminos, construcción, aparatos médicos y más, la mayor eficacia de los Foros Iberoamericanos – cada sesión del  foro , un avance tangible y visible, evitando su vacuidad -, la Defensa Común Sudamericana, comenzando por la fuerza naval conjunta en el Atlántico Sur – y otra en el Pacífico -, volver al Pacífico, que no debe ser para nosotros ni lejano ni distante, apuntando al 60% de la economía mundial en  dos décadas, intensificar nuestra presencia en la Antártida, duplicando las instalaciones y usándola para el turismo ecológico y natural, obtener una servidumbre de paso a perpetuidad para conectar físicamente  a Tierra del Fuego con el continente argentino, refirmar la alianza estratégica con Brasil y reanudarla con Perú; acordar el establecimiento de consulados del MERCOSUR en todo el orbe, para que, a la par de integrarnos, estar representados en el mundo entero economizando erogaciones; y mucho más son materia de una GRAN ESTRATEGIA DE ESTADO QUE DEBERIA LLEVAR TODO UN CAPITULO ENTERO.

Deberemos aprehender – y aprender – que la diplomacia es un arte insoslayable. No ser servil no implica ser descortés y menos altisonante. Se obtiene mucho más con astucia que con agresividad. Ni siervos ni arrogantes, equilibrados.
Otro objetivo es que el mundo adopte un estatuto regulador de la deuda de modo que se limite la especulación financiera y, en contraste, se favorezca el desarrollo de los pueblos y el combate genuino contra la pobreza.
La Argentina debe recuperar el liderazgo y la influencia en nuestra América y ganar un creciente lugar en la tierra. Por empezar, se debe terminar de cuajo con esas recurrentes expresiones xenófobas que lesionan nuestros vínculos con pueblos hermanos, más que vecinos, prácticamente nacidos de la misma matriz histórica.

Doce Reformas + Una para pegar un gran salto: en 8 años, 25 de progreso.

METAS PARA MOTIVAR AL PUEBLO ARGENTINO

Al país hay que proponerle METAS POR AREA: 200 mil millones de exportaciones para 2019; 200 millones de toneladas de granos para 2019; Transformación de inversiones en armadoras en productoras de alta tecnología en cinco años; reducción de la pobreza del actual 32% al 7% en cinco años; erradicación de la villas miseria en un decenio: 300 mil viviendas por año; un Fondo de Ahorro de 100 mil millones de dólares para 2018 y reservas del Banco Central de igual monto para la misma fecha; rehabilitación de algunas líneas férreas; Premio a la innovación en todas las áreas, no sólo en materia industrial; agregar valor al trabajo; reforma universitaria, esta vez para buscar la excelencia en diez años, reordenando carreras y currículas y fomentando las carreras ‘duras’; incrementar al doble el turismo internacional en cinco años, lo cual exige modernizar nuestra infraestructura, sobre todo de transporte público, tanto urbano como de larga distancia y muchas otras. Metas que no deben olvidar al ser humano de carne y hueso y por ende debemos proponernos terminar en una década con la vinchuca, con la desnutrición, con la mortalidad infantil, con los ranchos – sobre todo en el pobrísimo Norte; y debemos batallar contra la desigualdad, aunque jamás se conseguirá la absoluta equidad social, pero que sí es posible reducirla en las asimetrías enormes entre ese 10% más pobre y su par más rico. Otro objetivo motivador: llegar a los 50 millones de habitantes en 15 años, mediante una estrategia que induzca a mejorar el índice de natalidad y con una programada – y bien distribuida – inmigración, incluyendo una política para dar asilo y/o refugio – en el marco de la ONU – a los pueblos o sectores perseguidos.

Un capítulo corresponde a las Políticas de Estado: estamos hartos de seguir combatiendo al enemigo interno y que éste nos combata a nosotros. Si bien es imposible la armonía cual Arcadia, es hora de que concertemos acuerdos-base acerca de doce o quince grandes estrategias. No es aceptable que persistamos en los vaivenes. Es enfermante.

El acuerdo también es parte de la reformulación cultural. Acordar debe ser bien visto y no suscitar suspicacia. Al acuerdo debemos ir de frente. Basta de mirarlo de reojo.

La Argentina como problema, llena de problemas y jamás una genuina solución debe ser sepultada. Los problemas se presentan para ser solucionados. Cada uno y, sobre todo, la organización estatal está  pronta, presta y lista, para SOLUCIONAR. Los problemas deben dejar de ser problemas- En vez de una Argentina enredada y metida en un laberinto, un país seguro de sí mismo, con planes y un proyecto colectivo. Apostando a la armonía social.

Existe una faena ineludible: rejuvenecer el pensamiento. La Argentina piensa demasiado en ideas y hechos viejos. Está bien no olvidar, tener memoria, pero no se puede afrontar el futuro con un bagaje envejecido. Necesitamos ideas nuevas. Las requerimos como el agua de nuestro andar como nación.

Debemos REPRESTIGIAR al país. El prestigio es un factor de poder. El mundo nos debe conocer y reconocer como cumplidores. La marca argentina debe significar un pasaporte inmediato. En esto – como en todo -, o lo forjamos nosotros o nadie lo hará por nosotros.

El país necesita MOTIVARSE. Si lo logramos, él solo fogoneará un formidable despegue.

Para tener rumbo necesitamos proyecto y que sea común.